El proyecto de presupuesto 2021 es “muy optimista” en metas de crecimiento e ingresos, mientras recorta la inversión social: Icefi

853
Marco Midence Milla nuevo ministro de Finanzas defenderá el Presupuesto 2021

Baja inversión social agravaría la crisis socioeconómica, advierten

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), realizó su primera revisión del Proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República de Honduras para el Ejercicio Fiscal 2021, donde estima como “optimista” las proyecciones estatales de crecer un 5,2% y lograr una recaudación tributaria de más de 105.000 millones de lempiras.

El organismo económico también advierte una reducción del gasto social con efectos graves para la economía, una revisión de las exoneraciones fiscales y un control sobre el endeudamiento público.

Aunque el mensaje Legislativo, que aprobó una nueva emisión de deuda de $850 millones, no indica que se debate mucho el Presupuesto 2021, el Icefi hizo un llamado al Congreso Nacional para un mayor análisis del presupuesto que permita “salir de la crisis económica”, en medio de la pandemia del Covid-19.

¿Optimismo estatal o política?

Honduras sufre una de las peores crisis económicas y sociales de su historia. Según la previsión del Banco Central de Honduras (BCH), la economía puede caer entre 7 y 8% en 2020. Y es en este contexto que se presenta el proyecto de presupuesto para 2021.

“Sin embargo, el escenario macroeconómico con el que se elaboró este proyecto de presupuesto, supone un crecimiento real de 5,2% para 2021, en consonancia con las estimaciones del BCH; a criterio del Icefi este escenario es muy optimista, tomando en cuenta que no se ha controlado la pandemia y que una segunda ola de contagios puede provocar una crisis económica más profunda, por lo que invita a revisar dichas estimaciones y adoptar un escenario más conservador”, opina el ente.

Los ingresos tributarios (SAR y Aduanas) estimados para 2021 ascienden a 105.931.8 millones de lempiras, de los cuales un 91% provienen de impuestos. La carga tributaria esperada es de 14.8%, superior a la estimación de cierre para 2020 del Icefi, de 14.2%, pero muy por debajo del 17% que registró en 2019.

En términos nominales el monto de recaudación esperado en 2021 (L96.388.1millones), es inferior a lo que Honduras recaudó en 2017, con el agravante que el peso de la tributación recaería en una mayor proporción en los impuestos indirectos, aumentando la regresividad del sistema tributario”, advierten.

En contraste, de acuerdo a los datos de la Secretaría de Finanzas (Sefín), el gasto tributario ascendería a 47.203.2 millones para 2021, un 7,7% más de lo que se espera en 2020.

Exoneraciones, gastos y deuda

“Según lo demuestra la Sefín los costos para el Estado han sido mayores que los beneficios de los regímenes especiales de zonas libres (Zoli), zona libre turística de Islas de la Bahía (Zolitur) y el régimen de importación temporal (RIT)”, indica el Icefi.

Para el Icefi es importante aumentar la meta de recaudación a través de un combate frontal a la evasión, el contrabando y la defraudación aduanera, pero además es indispensable que se analicen reformas como poner gravar a quienes más ingresos tienen (reta), así como asegurando una reducción significativa del gasto tributario.

El nivel de gastos considerado en el proyecto de presupuesto para la Administración Central asciende a 130.722 millones, equivalente al 20,1% del PIB, levemente superior al 19,8% estimado para el cierre de 2020.

En su composición, los gastos de funcionamiento reportan una reducción de 1.3 puntos del PIB, representando un 13.7% del PIB en 2021; mientras que la inversión directa y los otros gastos de capital muestran una tendencia contraria, al incrementar 0.5 punto del PIB respecto a 2020, siendo equivalentes a 2,7% del PIB.

Los intereses de la deuda son el componente que más crece, al aumentar un punto porcentual del PIB alcanzando el 3.7%. El servicio de la deuda pública representaría para 2021 un 25,5% del total de egresos.

Para el Icefi es preocupante que, al revisar el destino del gasto propuesto para 2021, los servicios de salud sufran un recorte en plena pandemia, pues representarían 2.7% del PIB, asignación inferior al 2.9% con el que se cerraría en 2020.

En el caso del área de educación, investigación, cuyos primeros hallazgos muestran que, por el lado de los ingresos, el financiamiento del Estado recaerá en una mayor proporción en quienes tienen menos ingresos y no se presentan cambios para modificar la estructura tributaria.

En cuanto el caso de la protección social apenas alcanzará 0.9% del PIB para 2021 Por el contrario, el presupuesto para defensa y seguridad subirá en 2021 al alcanzar un 3.4% del PIB, superior al 3.2% del PIB con el que se cerraría en 2020.

Finalmente, el Icefi anunció que publicará un análisis a mayor profundidad a finales de octubre con el que busca aportar más recomendaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here