La inflación inteanual en Estados Unidos llegó a 9,1% en junio, y presiona alzas en intereses

Los precios de alimentos, energía y materias primas con mayor aumento

La inflación de Estados Unidos volvió a rubir a un nuevo máximo de cuatro décadas el mes pasado, probablemente fortaleciendo la determinación de la Reserva Federal de aumentar agresivamente las tasas de interés, lo que corre el riesgo de poner patas arriba la expansión económica.

El índice de precios al consumidor subió un 9,1% respecto al año anterior en un avance de base amplia, la mayor ganancia desde finales de 1981, según mostraron datos del Departamento de Trabajo el miércoles. El indicador de inflación ampliamente seguido aumentó 1,3% respecto al mes anterior, la mayor cantidad desde 2005, lo que refleja mayores costos de gasolina, vivienda y alimentos.

Los economistas proyectaron un aumento del 1,1 % desde mayo y un aumento interanual del 8,8 %, según las medianas de la encuesta de Bloomberg. Este fue el cuarto mes consecutivo en que la cifra anual principal superó las estimaciones.

El llamado IPC subyacente, que excluye los componentes más volátiles de alimentos y energía, avanzó un 0,7% respecto al mes anterior y un 5,9% respecto al año anterior, por encima de las previsiones.

Riesgos por delante

Varios factores, como la vivienda, mantienen elevadas las presiones sobre los precios durante más tiempo. Los riesgos geopolíticos, incluidos los bloqueos de Covid en China y la guerra de Rusia en Ucrania, también plantean riesgos para las cadenas de suministro y las perspectivas de inflación.

“En lugar de enfriarse, la inflación se está calentando”, dijo en una nota Sal Guatieri, economista senior de BMO Capital Markets. “Si bien un retroceso en los costos de la gasolina en julio y los descuentos minoristas informados ayudarán a apagar las llamas, la amplia presión en la tasa central, liderada por una gran inercia en los alquileres, sugiere que la inflación no alcanzará su punto máximo por un tiempo y podría permanecer obstinadamente alta, por más tiempo de lo previsto”.

Los formuladores de políticas de la Fed ya han señalado una segunda subida de 75 puntos básicos en las tasas de interés a finales de este mes en medio de una inflación persistente, así como un crecimiento aún sólido del empleo y los salarios. Incluso antes de que se publicaran los datos, los comerciantes ya habían valorado por completo ese movimiento. Ahora, también ven una probabilidad de uno en tres de que podría ser un punto porcentual completo.

Cuanto más alto y más rápido vaya la Fed, aumentan los riesgos de una potencial recesión en EE UU, que varios economistas prevén en los próximos 12 meses. Aun así, el mercado laboral se ha mantenido fuerte, agregando casi 400.000 empleos el mes pasado.

Los precios de las necesidades del hogar continuaron registrando aumentos descomunales el mes pasado. Los precios de la gasolina subieron un 11,2% en junio respecto al mes anterior. Los precios de los servicios energéticos, que incluyen la electricidad y el gas natural, aumentaron un 3,5%, el máximo desde 2006.

Mientras tanto, los costos de los alimentos aumentaron 1% y 10,4% respecto al año anterior, el mayor aumento desde 1981.

Alquileres, Vivienda
El alquiler de la residencia principal aumentó un 0,8% desde mayo, el mayor avance mensual desde 1986. El alquiler equivalente de los propietarios aumentó un 0,7%, el máximo en casi 32 años.

Si bien las ventas de viviendas se han desacelerado en los últimos meses debido a las tasas hipotecarias más altas, los economistas esperan que la inflación de los alquileres continúe aumentando porque los cambios de precios tardan en reflejarse en el IPC.

Artículo anteriorFicohsa lanza Caja Ficohsa con 4.500 puntos de servicio a nivel nacional
Artículo siguienteFitch rebajó perspectiva de crecimiento mundial a 2,9% desde 3,5% para 2022