La FED sube tasa de interés hasta 2,5%, el ajuste más agresivo desde 1980

La Reserva de EE UU, aprobó nueva baja en tasa de interés básica

Los funcionarios de la Reserva Federal subieron las tasas de interés en 75 puntos básicos por segundo mes consecutivo, en lo que representa el ajuste más agresivo en más de una generación para frenar la creciente inflación, pero arriesgándose a dar un fuerte golpe a la economía.

Los responsables de la política monetaria, que enfrentan las mayores presiones sobre los precios en 40 años, elevaron el miércoles el rango objetivo de la tasa de fondos federales a entre 2,25% y 2,5%. Con ello, el aumento acumulado entre junio y julio es de 150 puntos básicos, la mayor alza desde la época de Paul Volcker a principios de los años ochenta.

El Comité Federal de Mercado Abierto (Fomc, por sus siglas en inglés) “está firmemente reforzado con el retorno de la inflación a su objetivo de 2%”, dijo en un comunicado publicado en Washington, repitiendo el lenguaje anterior de que está “muy atento a los riesgos de inflación”. El Fomc reiteró que “anticipa que los aumentos continuos en el rango objetivo serán apropiados”, y que ajustará la política si surgen riesgos que pueden impedir el logro de sus objetivos.

La votación del Fomc, que incluyó a dos nuevos miembros, el vicepresidente de Supervisión, Michael Barr, y la presidenta de la Fed de Boston, Susan Collins, fue unánime. Con la incorporación de Barr a principios de este mes, el comité cuenta con siete gobernadores por primera vez desde 2013.

Criticados por haber estimado erróneamente la inflación y ser lentos en su respuesta, los funcionarios están ahora subiendo con fuerza las tasas de interés para enfriar la economía, aunque eso suponga el riesgo de llevarla a la recesión. El aumento de las tipos ya está teniendo un impacto en la economía estadounidense. Los efectos son especialmente evidentes en el mercado inmobiliario, donde las ventas se han desacelerado.

Aunque los funcionarios de la Fed sostienen que pueden manejar el llamado “aterrizaje suave” de la economía y evitar una fuerte desaceleración, varios analistas afirman que hará falta una recesión con un aumento del desempleo para frenar significativamente el alza de los precios.

El Fomc dijo que “los indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado”, pero también señaló que el crecimiento del empleo “ha sido robusto en los últimos meses, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja”.

Bonos del Tesoro aumentan mientras que los comerciantes reducen apuestas de la Fed

Este último aumento sitúa las tasas cerca de las estimaciones de neutral de los responsables de la política de la Fed, el nivel que ni acelera ni desacelera la economía. Los pronósticos a mediados de junio mostraron que los funcionarios esperaban subir las tasas hasta cerca de 3,4% este año y de 3,8% en 2023.

Los inversionistas ahora están atentos a ver si la Fed reduce el ritmo de los aumentos de tasas en su próxima reunión de septiembre, o si las fuertes alzas de precios presionan al banco central a continuar con alzas de gran magnitud.

Los operadores estimaban que un incremento de medio punto en la reunión del Fomc del 20 y 21 de septiembre era el resultado más probable, según los precios de los contratos de futuros de tasas de interés el miércoles por la mañana. Consideren que las tasas alcanzarán un máximo de alrededor del 3,4% para fin de año, seguido de recortes en el segundo trimestre de 2023.

El índice de precios al consumidor de EE.UU. subió 9,1% en junio con respecto al año anterior, superando las previsiones y alcanzando un nuevo máximo de cuatro décadas. El aumento de los precios está erosionando los ingresos y sembrando el descontento con la economía, lo que supone un reto para el presidente Joe Biden y los congresistas demócratas de cara a las elecciones de mitad de período.

La institución también mencionó que los indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado. No obstante, la creación de puestos de trabajo ha sido sólida en los últimos meses y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. De hecho, los precios al consumidor siguen siendo elevados, lo que refleja los desequilibrios de la oferta y la demanda relacionados con la pandemia, el aumento de los precios de los alimentos y la energía y presiones de precios más amplias.

Además, el Comité continuará reduciendo sus tenencias de valores del Tesoro y deuda de agencias y valores respaldados por hipotecas de agencias, como se describe en los Planes para reducir el tamaño del balance de la Reserva Federal que se emitieron en mayo.

 

Artículo anteriorHonduras tendrá el 7% del contingente de importación de azúcar de EE UU desde Centroamérica para 2023: OMC
Artículo siguienteBAC Credomatic te da más por tus ahorros con la nueva tarjeta Débito Preferente