Inversión extranjera en Honduras cayó 16% en 2020 y cerró en $418 millones

Capital de EE UU con la mayor inversión en Honduras

Por segundo año consecutivo las inversiones extranjeras disminuyeron en Honduras al cerrar el 2020 con 428 millones de dólares, casi 80 millones menos que en 2019, un 16% menos. Ya en 2019 la caída fue histórica de un 48%, pero en 2020 se explica por los efectos de la pandemia,

Según el informe preliminar del Banco Central, los ingresos netos de inversión directa recibidos por la economía hondureña sumaron $418.6 millones, inferiores en $79.5 millones (16%) con relación a lo recibido en 2019 ($498 millones). 

Las Utilidades Reinvertidas destacan como principal componente con un ingreso de $314.4 millones, seguido por el Otro Capital que registró un flujo positivo de $121.8 millones, vinculado a la recuperación de créditos comerciales, reversando lo observado en 2019 cuando se registraron salidas netas por el otorgamiento de este tipo de créditos al exterior.

Por su parte, las Acciones y Participaciones mostraron un flujo negativo de $17.6 millones.​

Servicios financieros el principal destino

La actividad económica con mayor recepción de inversión extranjera fue Servicios con $314.3 millones, a causa de utilidades reinvertidas no distribuidas percibidas por empresas del sistema financiero y aseguradoras cuyas casas matrices están radicadas en el extranjero.

Le sigue la Industria de Bienes para Transformación (Maquila), que percibió ingresos netos por recuperación de cuentas por cobrar con filiales extranjeras (toda transacción de endeudamiento entre empresas se incluye en la categoría Otro Capital).

En tanto, la industria manufacturera presentó salidas netas por $165.3 millones, debido cancelaciones de deudas hacia filiales extranjeras, principalmente del rubro de agroexportadoras, y la adquisición de activos por la inversión en títulos de deuda y préstamos a contrapartes externas. Tales operaciones representan salidas de recursos o débitos.

¿De dónde vino la IED en 2020?

La información disponible por país denota que los Estados Unidos aportó el 59,2% del flujo de IED, en empresas de la Industria de Bienes para Transformación (Maquila), seguido de Colombia con el 37,3% y Guatemala el 17,3%, principalmente por recursos de las Actividades Financieras y de Seguros.

El resto de socios comerciales de América participaron con el 11,1% del total. No obstante, el flujo de IED de estos últimos se vio contrarrestado por reducciones netas en el patrimonio de inversionistas extranjeros procedentes de Europa (-22,9%) y de la Región Asia-Pacífico (-2).

Por fuente de financiamiento, las Utilidades Reinvertidas alcanzaron un valor de $314.4 millones, representando 75,1% del total, inferior en $374.4 millones frente a 2019, debido al efecto de las medidas implementadas para contener el virus del Covid-19, como cierres temporales de establecimientos, restricciones a la movilidad, aunado a las afectaciones por las tormentas Eta e Iota, lo que impactó en menores ingresos de las empresas, muchas de las cuales continuaron operando con mayores costos, lo que repercutió en una reducción del monto de reinversión de utilidades comparado con 2019.

El resultado en el año analizado está asociado a la recuperación de créditos comerciales que las filiales de la Industria de Bienes para Transformación les habían concedido a sus inversionistas directos en 2019. Por otro lado, en el rubro de Acciones y Participaciones de Capital se reflejó una salida neta de $17.6 millones, equivalente a una disminución de $45 millones, al compararlo con el flujo de 2019; explicado, en su mayor parte por reducciones de capital en empresas dedicadas a proveer servicios financieros y de
seguros.

Centroamérica representó el 21.3% del total de IED, denotando ingresos provenientes -en su mayoría de Guatemala- destinados al rubro de intermediación financiera, seguros y energía renovable. El Caribe totalizó el 7,3% en 2020, desde donde predominaron la reinversión de utilidades de empresas que operan en instalaciones portuarias y que exportan bienes derivados de la palma africana, cuya casa matriz se ubica en Bermudas, por un monto de $24.8 millones.

Las Bahamas y República Dominicana también aportaron US$7.3 millones y $6.2 millones, respectivamente. Finalmente, Asia y Oceanía significó el -2.2% y Europa el -22.9%, este último fue principalmente por salidas netas de otro capital de torrefactoras de café con sus casas matrice

Artículo anteriorBanco Central estima crecimiento económico de hasta 5,2% para este año basado en vacuna e inversión pública
Artículo siguienteBCIE entrega otro aporte de $500.000 al Cohep para centro de triaje