Incierto panorama internacional y baja vacunación, reducen índice de confianza económica en abril

Honduras no cumplirá con las metas de desarrollo sostenible

En abril, el Índice de Confianza de la Actividad Económica fue 56.1 puntos, levemente inferior al registrado en marzo de 2022 (57 puntos), y lejos del 74.2 que se tenía en diciembre del año pasado, según la encuesta a analistas económicos realizada por el Banco Central de Honduras (BCH).

El resultado de este indicador se explica en 48,5% por el resultado del índice de confianza de la actividad económica actual, y en 51,5% por la actividad futura (misma composición en la encuesta de marzo de 2022).

Los analistas entrevistados señalan que las principales variables macroeconómicas muestran señales de recuperación de la economía nacional, motivada en parte por la reapertura económica; observan además colaboración de gobiernos amigos para impulsar la inversión.

No obstante, advierten que la evolución de la producción nacional puede estar “condicionada por los avances en la vacunación contra la Covid-19, la interrupción de las cadenas de suministros, la persistencia de altas tasas de inflación internacional y el conflicto militar entre Rusia y Ucrania”.

Crecimiento del PIB y la inflación

En relación con el Producto Interno Bruto (PIB), en promedio, los analistas consultados consideran una variación del PIB trimestral de 1,6% para el primer trimestre y de 1,8% para el segundo trimestre de 2022 (en la encuesta realizada en
marzo recién pasado estimaban 2,2% y 2,3%; respectivamente).

Respecto a la variación anual del PIB, las perspectivas de los informantes indican -en promedio- un crecimiento de 3,8%
para 2022 y 3,9% para 2023 (3,6% y 3,8%, en su orden en la encuesta del mes anterior); ambas expectativas dentro del
rango de crecimiento económico previsto en el Programa Monetario 2022-2023 (3,5% a 4,5%).

En el tema inflacionario, los analistas son demasiado optimistas. “La inflación interanual sería 6,83% en abril de 2022 y 6.80% al cierre del año en curso (5,88% en la encuesta del mes precedente)”. Sin embargo, en abril la inflación interanual fue de 8,35% y se teme que supere el 10% al cierre del año.

En un horizonte de 12 meses (abril de 2023), los analistas encuestados, consideran que se ubicaría en 6,08% y para diciembre de ese año prevén que alcanzaría 5,74% (5.59% en la encuesta del mes previo). Las expectativas de inflación de los encuestados se ubican sobre el límite superior del rango de tolerancia establecido en el Programa Monetario 2022-2023 (4.0% ± 1.0 punto porcentual), pero con una tendencia a la baja.

Según los informantes, entre los factores que podrían tener mayor incidencia en la inflación de 2022 están los siguientes: el aumento de precios en los combustibles y su impacto en las tarifas de la energía eléctrica, así como el alza de precios en ciertos alimentos y en algunas materias primas.

Los consultados, también esperan un leve aumento de la Tasa de Política Monetaria (TPM) que sería de 3.05% en abril, 3,23% para octubre y 3,35% para diciembre de 2022 (3,43% en la encuesta del mes previo).

La devaluación para este año también sería baja. El Tipo de Cambio de Referencia (TCR) en abril, octubre y diciembre de 2022 alcanzaría depreciaciones interanuales de 1,62%, 1,82% y 1,33%, en su orden (en la encuesta realizada en marzo recién pasado se estimaba una depreciación de 1,48% para el cierre de 2022).

Artículo anteriorEl crecimiento de los países emergentes se ralentizará considerablemente: JP Morgan
Artículo siguienteJuan Orlando Hernández se declara “no culpable” en Corte de EE UU