La economía de Japón se contrajo un 1% por Covid

Nuevas variantes de la epidemia detienen recuperación de Japón

La tercera economía más grande del mundo perdió impulso en los primeros tres meses del año después de que la variante Omicron suprimiera la demanda en el país. En diciembre pasado, después de dos años de crecimiento intermitente, parecía que el motor económico de Japón finalmente podría estar acelerándose. 

Los casos de covid eran prácticamente inexistentes y el 2021 terminó con una nota alta, con la economía expandiéndose anualmente por primera vez en tres años.

Pero la variante Omicron del coronavirus, la agitación geopolítica y los problemas de la cadena de suministro han retrasado una vez más la frágil recuperación económica de Japón. En los primeros tres meses del año, la economía de la tercera más grande del mundo después de Estados Unidos y China, se contrajo a una tasa anualizada del 1 por ciento, según mostraron datos gubernamentales.

Una combinación de factores contribuyó a la disminución del crecimiento. En enero, Japón implementó nuevas medidas de emergencia a medida que el número de casos de coronavirus, impulsado por Omicron, se acercó a los niveles más altos de la pandemia. 

En febrero, Rusia invadió Ucrania, disparando los precios de la energía. Y eso fue antes de que China, el mercado de exportación más grande de Japón y un proveedor clave de piezas y mano de obra para sus fabricantes, impusiera nuevos bloqueos en Shanghái, lo que sumió las cadenas de suministro en el caos.

La contracción no ha sido tan “extrema” como los reveses económicos anteriores gracias a los altos niveles de aceptación de vacunas y medidas de emergencia de menor alcance que durante las olas anteriores del coronavirus, según Shinichiro Kobayashi, economista principal del Instituto de Investigación Mitsubishi UFJ.

Pero la recuperación económica de Japón del enorme daño causado por la pandemia tampoco ha sido tan rápida como la de Estados Unidos, China o la Unión Europea, dijo.

“El ritmo ha sido lento”, dijo, y agregó que Japón era el “único país entre las principales economías que no se ha recuperado”.

Es probable que el crecimiento se recupere con fuerza en el segundo trimestre, dijeron los analistas, un patrón que ha definido la economía de Japón durante la pandemia: la demanda ha aumentado mientras los casos de covid han disminuido, y viceversa.

Aún así, el crecimiento en los próximos meses enfrentará algunos desafíos difíciles. La pandemia y la guerra en Ucrania han provocado grandes aumentos en los costos de los alimentos y la energía en Japón. Y las medidas de la Reserva Federal de EE UU para hacer frente a la alta inflación han provocado que el valor de la moneda japonesa, el yen, se desplome. Eso ha elevado los costos en el país pobre en recursos, que depende en gran medida de las importaciones de alimentos, combustible y materias primas.

La inflación en el país, aunque sigue siendo modesta, está aumentando a su ritmo más rápido en años, y los precios al consumidor en Tokio aumentaron un 2,5 por ciento en abril. Y durante el último año, los precios para los productores se dispararon un 10 por ciento, los niveles más altos desde 1980.

Artículo anteriorDéficit comercial aumenta a 1.900 millones de dólares en primer trimestre del año
Artículo siguienteFactura petrolera supera los 550 millones de dólares a marzo, un alza interanual de 59% en los precios