Interventores de la ENEE siguen sin atender el alto nivel de pérdidas de energía

Antes de invertir en energía se deben reducir pérdidas dice la CCIT

El sector empresarial reclamó que el Gobierno sigue sin atender el principal problema de la estatal de energía, la reducción de las pérdidas de energía eléctrica como base para empezar a resolver los problemas financieros de ese ente.

Rafael Medina, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), señaló que los últimos informes de la Superitendencia de Asociaciones Púbico Privadas (SAPP), superan el 34% de pérdidas en la generación de energía.

Ahora, agrega, Finanzas emitirá nuevo endeudamiento (600 millones de dólares) para pagar deudas en lugar de buscar dinero con menos pérdidas de energía.

“Realmente que todas las acciones que se han realizado para que la crisis financiera de la ENEE se resuelva, hemos visto que más bien se ha profundizada por este tema de la pandemia y también porque, estructuralmente, no se ha logrado disminuir el porcentaje de pérdidas técnicas y no técnicas que la EENE tiene sobre sus estados financieros y sobre su operatividad”, declaró.

Esto cauda un grave daño fiscal al país, agregó, y en temas de inversión
para la mejora del sistema eléctrica eléctrico que evite los constantes apagones y se atienda la demanda creciente de energía.

“Han pasado innumerables gerentes en los últimos años con la ENEE, varias intervenciones, delegados presidenciales, plenipotenciarios por así decirlo, y todavía no vemos ningún resultado beneficioso para el pueblo hondureño a corto plazo”, lamentó.

Medina recordó que desde el 2019 existe un plan de desarrollo del mercado energético, firmado por el Gobierno y empresarios, que se basa en cumplir la Ley del Sector (aprobada en 2014), pero a la fecha se desconoce cuáles son los objetivos que se tienen “al menos a corto plazo”.

Artículo anteriorEste mes se recupera en siete centavos el valor del lempira
Artículo siguienteLa OMS advierte que la pandemia se está acelerando y América con la peor parte