Gobierno aprueba L83.7 millones para mejorar pista del, casi cerrado, aeropuerto Toncontín

El Aeropuerto de Toncontín cerrará, pero el Gobierno dice que invertirá 87 millones en la pista

Fondos serán para concesionario de Palmerola con otra partida de 52 millones

La construcción del aeropuerto internacional de Palmerola, inaugurado este viernes, sigue costando dinero de los contribuyentes aprobados por el Poder Ejecutivo, incluso con partidas cuyo destino se desconoce y no tiene fundamento legal.

De forma insólita, el Consejo de Ministros, aprobó fondos para el aeropuerto Toncontín, la terminal que ha sido casi cerrada, y para obras adicionales en Palmerola, que está bajo administración privada (PIA-Munich).

Mediante el PCM-099-2021, se aprobaron dos partidas presupuestarias por un monto de 140 millones de lempiras, fondos que serán administrados por PIA, Grupo Emco del empresario Lenir Pérez, que administra Toncontín.

“Por qué y cómo justifican que van a gastar 87 millones de lempiras en Toncontín, si han estado cuatro años hablando de su cierre para que opere Palmerola. También se debe investigar por qué se va a dar más dinero a una empresa privada que ya está activa oficialmente”, reclamó el ex presidente del Banco Central de Hondiras, Hugo Noé Pino.

El costo de Palmerola ya supera los 211 millones de dólares, en su mayoría con fondos públicos y condonación de la deuda externa del Gobierno de España.

La aprobación de nuevos recursos internos cuenta con el aval del superintendente de la Alianza Púbico-Privada (SAPP), Leo Castellón, quién argumenta que la mayor de los fondos son para mejorar la pista de Toncontín, pero no dio explicaciones de la razón de la inversión ya que se está promoviendo qie los vuelos se concentren en Comayagua.

“En el caso de Palmerola, los fondos serán para adecuar elementos como las luces de pistas y la planta de tratamiento del sistema aeroportuario”, inversiones que corresponden al Grupo Emco.

A criterio del expresidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), José María Betancourt, la aprobación de 140 millones de lempiras es un abuso y debe ser investigado y llevado a los tribunales.

“Se ha trastocado todo el contrato original se ha entregado fondos públicos y aún no se tiene ni una Torre de Control completa, es un verdadero desastre que no se debe tolerar”, concluyó.

Artículo anteriorTelefónica vendió 99,3% de sus operaciones en El Salvador por $144 millones a GITL
Artículo siguienteEstudiar ¿para ser un desempleado?