Congreso Nacional autoriza por “emergencia fiscal y financiera” a Finanzas para contratar deuda directa por hasta $2.000 millones (L50.000 millones)

La Secretaría de Finanzas remitió al Congreso los cambios presupuestarios

En un solo debate, de muchos insultos y acusaciones, el Congreso Nacional aprobó un decreto de contratación de más deuda externa por un monto de hasta 2.000 millones de dólares (unos 50.000 millones de lempiras), por “emergencia fiscal y financiera”.

El nuevo endeudamiento, que contó con votos del Partido Liberal además de Libre y el PSH, fue presentado por la Secretaría de Finanzas que sostiene que “no hay recursos” para pagar compromisos del Estado, incluyendo Bonos Soberanos que vencen este año.

Diputados del Partido Nacional cuestionaron el nuevo endeudamiento por considerar que no dieron detalles del endeudamiento a contratar y las cifras de la “crisis fiscal y financiera” que enfrenta el Gobierno. “Hay un presupuesto aprobado que incluye las erogaciones para este año y su fuente de financiamiento, quedaron recursos en caja para que el nuevo Gobierno trabaje y no entendemos ese monto de deuda a contratar”, cuestionó el diputado Marco Midence, ex ministro de Finanzas.

La respuesta del vicepresidente del Congreso Hugo Noé Pino, fue directa: “es para pagar Bonos Soberanos que ustedes aprobaron, bonos que vencen en marzo y que se contrataron a tasas de 9,75%, cuando el mercado era de 6,5%, además de otras deudas que se gastaron y una parte se la robaron”.

Esta fue una de las “discusiones de altura”, que se dieron durante la noche en el Congreso, incluso el diputado Liberal, Mauricio Villeda, quién advirtió que la declaración de emergencia “no le compete al Congreso Nacional sino que al Poder Ejecutivo”, fue recriminado por diputados de Libre.

Noé Pino, dijo que la emergencia fue explicada por Finanzas de que se trata de un “préstamo temporal” provenientes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y prestaos al Banco Central de Honduras, pero que solo pueden usados cuando existe la figura de emergencia.

“Es una autorización de recursos que se pueden utilizar hasta 2.000 millones de dólares y esta dentro de la Ley de Responsabilidad Financiera. Es un préstamo temporal con el Banco Central que no significa que el país está quebrado, que es cuando no hay capacidad de pagar la deuda y eso eso es lo que tratamos de prevenir”, explicó.

Finanzas quedó autorizada para la contratación directa de deuda a nivel interno o externo y reformando el decreto 107-2021 que contiene el Presupuesto General de la República 2022 referente a los límites de endeudamiento y déficit en el gasto.

Artículo anteriorBanco Mundial advierte cuatro riesgos bancarios y financieros por la pandemia
Artículo siguienteClaves para impulsar equipos de trabajo motivados y productivos: Adobe