Unos $700 millones del pasivo (deuda) de la ENEE no están documentados: ANDI

939
La ENEE enfrenta nueva demanda en los juzgados por proveedores

Los empresarios parecen tener más información que el propio gobierno sobre las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), ya que aseguran que el pasivo (deudas) de la estatal de energía, está sobreestimada. El vicepresidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Jesús Martin Chicas, sostiene que entre “600 y 700 millones de dólares de los 2.700 millones de los pasivos” de la ENEE, no tienen respaldo y se deben eliminar con la actual intervención que realiza Finanzas.

De acuerdo con el informe financiero de la ENEE, al mes de julio los pasivos superaban los 68.904 millones de lempiras (2.789 millones de dólares aproximadamente).

Aunque la mayor parte de los pasivos es deuda con bancos privados y organismos internacionales, Chicas sostiene que se deben “depurar aquellos pasivos que son carga para el Estado” y que siguen apareciendo en el informe oficial de la ENEE.

José Martín Chicas

“No tengo cifras oficiales, pero entendemos que son como 2.700 millones de dólares la deuda de la ENEE y en eso hay como unos 600 a 700 millones de dólares que tienen que revisar para ver si existe la documentación o el soporte de la misma”, señaló.

Para Chicas, ese valor de deuda “no se debe, o sea que si el pasivo no está documentado entonces eso alivia las finanzas del Estado en cuanto a la descentralizada de la ENEE porque sería la deuda, entonces 2.000 millones y no los 2.700 de dólares” reportados.

“Creo que nos hemos tardado mucho en haber hecho esta intervención, y ahora se van a revisar algunos pasivos, quieren ver la confiabilidad de esos pasivos para ver si proceden o no proceden”, agrega.

Al final conviene que se depure y todo aquello que no es elegible como un pasivo pues no debe de ser una carga para el Estado, sostiene.

La sobreestimación debe ser confirmada por la ENEE y Finanzas. Lo que si confirma el estado financiero del mes de julio es que la mayor parte de la deuda sigue en aumento, incluso créditos contratados desde hace varios años.