Fitch coloca en observación negativa las notas nacionales de Banrural Honduras

790
Banrural deberá capitalizarse de mayor manera este año

Banrural ha sido el banco más afectado por la crisis del Covid-19

La calificadora de riesgo Fitch Ratings colocó en Observación Negativa las clasificaciones nacionales de largo plazo de Banco de Desarrollo Rural de Honduras, S.A. (Banrural Honduras) y de sus emisiones de ‘AA(hnd)’; y sobre la clasificación nacional de corto plazo en ‘F1+(hnd)’.

Banrural registra pérdidas de 290 millones de lempiras al mes de julio, de acuerdo a datos preliminares de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

La Observación Negativa refleja la opinión de Fitch sobre los riesgos de que el soporte de su casa matriz Banco de Desarrollo Rural, S.A. (Banrural Guatemala), para fortalecer el capital ajustado ante el deterioro reciente de su calidad de activos y rentabilidad debido a las presiones en el entorno operativo, no sea provisto de manera oportuna.

Además considera el deterioro en el perfil financiero de Banrural Honduras en el contexto de la crisis sanitaria internacional.

Aún cuando Banrural Guatemala ha aprobado una aportación de capital por un total de 50 millones de dólares para su filial hondureña en tres años, la primera por $20 millones para 2020, Fitch considera que la capacidad de proveer este soporte tiene algún riesgo en la oportunidad con que podrían llegar los recursos ya que aún debe obtener la aprobación de un tercero, el ente regulador en Guatemala.

La agencia espera resolver la observación dentro de seis meses a partir de esta fecha.

Factores claves de la clasificación

Las clasificaciones de Banrural Honduras reflejan la percepción de Fitch sobre la capacidad y propensión del soporte que recibiría de su accionista principal, en caso de ser necesario.

En opinión de Fitch, la capacidad de soporte por Banrural Guatemala considera con importancia alta el riesgo país que pudiera afectar su capacidad de proveer soporte y la de Banrural Honduras para recibido.

También incluye la clasificación en escala internacional otorgada por Fitch de ‘BB-’ con Perspectiva Negativa y que cualquier soporte requerido sería manejable considerando el tamaño moderado de Banrural Honduras en relación con su matriz, de cerca 10% de sus activos consolidados.

La propensión de soporte refleja la importancia estratégica del banco hondureño para para Banrural Guatemala y el impacto potencial que un incumplimiento podría causar a la reputación de la matriz fundamenta la percepción de soporte.

El perfil financiero de Banrural Honduras, si bien no tiene implicaciones directas para sus clasificaciones, es relevante en la apreciación de Fitch sobre la propensión de soporte de Banrural Guatemala hacia la subsidiaria hondureña, en caso de ser requerido.

Lo anterior cobra relevancia en el entorno operativo actual más adverso por los retos que enfrenta el país derivados de la crisis por coronavirus y presiones adicionales en los niveles de morosidad, rentabilidad y capitalización del banco durante 2020.

A marzo de 2020, el capital base según Fitch fue de 10.4% y la solvencia patrimonial fue de 11.1%, niveles considerados ajustados.

Efectos del Covid desde marzo

Durante el primer trimestre de 2020 Banrural Honduras y su casa matriz iniciaron el proceso de fortalecer los indicadores de solvencia, a través de deuda subordinada con lo que a mayo este indicador alcanzó 14,6%. Un plan de inyecciones de capital escalonado en tres años, por parte de su casa matriz está en proceso de aprobación por el regulador de Guatemala.

Por otra parte, el requerimiento regulatorio de cobertura de reservas de al menos 110% (recientemente se modificó hasta 100%) de los préstamos vencidos ha deteriorado de forma relevante los niveles de rentabilidad del banco.

Lo anterior aunado a los efectos de la pandemia en la reducción del volumen de negocios provocaron pérdidas operativas a junio de 2020 (marzo de 2020: 0.1%).

Fitch estima que la rentabilidad será negativa en 2020 por el deterioro de la cartera ante la disminución de la capacidad de pago de sus deudores y la reducción en la recaudación promedio de la cartera.

La agencia considera que la calidad de activos podría deteriorarse a medida que vayan venciendo los periodos de diferimientos de pago. A marzo de 2020, la mora mayor de 90 días aumentó a 4.6% (desde 2.5% en 2019) y continuará creciendo conforme la desaceleración económica se prolonga.

Capitalización es la clave

“Fitch podría retirar la Observación Negativa, afirmar las clasificaciones y asignar una Perspectiva Estable si el banco fortalece su posición de capital de manera oportuna y suficiente lo que reduce los riesgo sobre un deterioro en sus indicadores de capitalización. En específico, si el banco mantiene un indicador de capital base según Fitch en al menos 11% a la vez que cumple con los requerimientos regulatorios.

La CNBS no se refirió a la revisión de notas de Banrural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here