Confirman “apagones” de energía de dos horas a partir de marzo: CREE/Stenee

364
Toque de queda redujo riesgo de crisis de demanda de energía

El retraso en la contratación de energía, la menor generación hidroeléctrica por falta de lluvias y el aumento de la demanda energética se conjugan para provocar una “temporada de apagones de energía” de 30 minutos y hasta dos horas en diferentes ciudades del país.

Aunque los racionamientos son permanente en zonas como La Ceiba y Juticalpa, se extenderán a diferentes zonas del país, según informó ña Comisión Rguldpra de Energía Eléctrica (CREE) y el sindicato de la estatal de energía (STENEE).

“Usualmente serían cortes de media hora, una hora y media a dos horas, dependiendo de la disponibilidad de generación que se pueda conseguir en el mercado de oportunidades nacional o regional”, señaló el comisionado presidente de la CREE, José Morán.

Los cortes de energía iniciarán en la segunda quincena de marzo y se extenderá hasta junio y julio.

De acuerdo a la CREE, y en base a estudios del Operador del Sistema (ODS), la demanda superará la generación disponible hasta en 200 megavatios en las horas pico, muy superior al desfase de 90 megavatios registrado el año pasado.

Las compras de energía en el MER (Mercado Eléctrico Regional), podrían ser de alto costo, ya que también se reporta demanda de energía en El Salvador y Nicaragua.

Por su parte el presidente del Stenee, Miguel Aguilar, confirmó que los racionamientos se presentarán en el verano, en los meses de abril, mayo y junio.

“El problema que se presenta es por la intermitencia y la no constancia de 500 megavatios que son eólicos, 400 de energía solar y 220 que pueden  venirse abajo por los embalses y esto resta a la demanda de este año”, explicó.

A esto se agrega la falta de inversión en líneas de transmisión (se necesitan unos 15 millones de dólares), lo que llevará a racionamientos en varias regiones del país.

La Comisión Interventora de la ENEE, se concentra actualmente en cortes del servicio por mora y revisión del balance contable, sin atender las advertencias del ODS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here