Compra costosa de “mascarillas” de Invest-H a empresas con vínculos con diputados, denuncia el CNA

1442
Marco Bogran, director de Invest-H

Amarillismo y campaña política del CNA, señala Marco Bogran

La compra de equipo médico para combatir los efectos del coronavirus Covid-19, podría salir más costosa que la epidemia. Después que el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) encontrará irregularidades en compras realizadas por Copeco, se presenta una seria denuncia contra Invest-Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), presentó una segunda denuncia de las compras por Covid-19, centrado esta vez en Invest-H, un ente que se maneja bajo lineamientos administrativos de la Cuenta del Milenio.

La denuncia del CNA, se centra en dos productos: 874.000 mascarillas N0.95 y un millón de mascarillas desechables. El costo de las No.95, no solo difieren entre tres proveedores (107.25 lempiras, 119.54 y 140 lempiras cada una), sino que costaron más del doble que las compradas por la Secretaría de Salud (67.01 lempiras).

La calidad de las mascarillas No.95 (compradas en China y la India), no forma parte de la revisión.

También se denuncia que el millón de mascarillas desechables compradas por Invest-H a 22 lempiras, costaron más del doble que las adquiridas por Salud (10 lempiras cada una). Salud, compró unas 700.000 mascarillas a través del fideicomiso que tiene con Banco de Occidente.

De haberse comprado los productos a un solo proveedor y con el menor precio, el habría evitado “perjudicar al Estado con más de 57.5 millones de lempiras (L 57.566.403.37)”, señala el CNA, en el informe leído por su directora Gabriela Castellanos.

¿Proveedores cuestionados?

Además de los altos precios de compra, el CNA denunció la calidad de los proveedores seleccionados por Invest-H. En especial señalan a dos empresas: Dicohonsa y Grupo GYT, dos empresas que fueron creadas con participación de diputados.

En el caso de Dicohonsa, el CNA señala que “la señora Alejandra María Rápalo Ocón, socia de la Distribuidora Comercial Hondureña Sociedad Anónima (DICOHONSA), está relacionada con la Organización no Gubernamental de Desarrollo (ONGD) Transformando Nuestra Nación”.

“Esta ONGD (recibió del Fondo Departamental (Congreso) recursos gestionados por el otrora diputado, Augusto Domingo Cruz Asensio, por la cantidad de seiscientos mil lempiras (L 600,000.00) para el programa denominado: Informados Combatimos el Zancudo, desarrollado en el Distrito Central, de lo que no existe evidencia sólida sobre su ejecución“:

De este caso existe un informe especial n.º 004-2018-DAFD-GAE-ONGD/TRANSNNA-H, elaborado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) en septiembre del 2019 y posteriormente remitido al Fiscal General de la República.

Sobre el Grupo GYT S.A. de C.V., el CNA manifiesta que “cuando la sociedad se constituyó, la señora Waleska Marlene Zelaya Portillo formaba parte del Consejo de Administración de dicha empresa en calidad de tesorera, posteriormente se separó de dicho cargo en enero del 2018 cuando inició su periodo como diputada en el Congreso Nacional de Honduras“.

“Cabe resaltar que, en la actualidad, el señor Juan José Lagos Romero —esposo de la diputada Zelaya—, es socio y presidente de Grupo GYT“, agrega el ente anticorrupción que presentó el Testimonio de Escritura Pública número 15 e inscrita en el Registro Mercantil de Francisco Morazán bajo registro RM02-999-12351.

El CNA también investiga al Grupo GYT en relación a contratos con el Registro Nacional de las Personas.

El caso de la empresa Access Telecom, a la que se le compró un millón de mascarillas desechables a 22 lempiras cada una y 150.00 mascarillas No.95 a 119.54 lempiras cada una, se señala que es una Sociedad mercantil extranjera radicada en Miami, Florida, cuya propiedad corresponde al señor Abraham Albert Benhamu.

Campaña política

El director de Invest Honduras, Marco Bogran, respondió que están dispuestos a llegar a los tribunales ya que no han cometido ningún delito.

El funcionario felicitó a Banco de Occidente por conseguir precios más bajos (mascarillas para Salud Pública) en la actual cuarentena, pero que Invest-H compró a los valores que encontraron con proveedores nacionales e internacionales.

Aseguró que las empresas contratadas, cuestionadas por el CNA, cumplieron con la normativa de Invest-H, (protocolo de la Cuenta del Milenio).

“Yo he leído detenidamente y minuciosamente el informe del CNA, y he encontrado falencias tremendas, imprecisiones que me demuestran que hay claramente una campaña política en contra de todo el Estado”, acusó.

Señaló que el CNA denuncia falta de transparencia, cuando uso los portales de transparencia del Gobierno (IAIP, Invest-H, Finanzas y Salud) para hacer su denuncia, comparando precios “a priori”, y mezclando datos de otras denuncias.

También aseguró que habló con la directora del CNA y que ella (Gabriela Castellanos) le dijo que “mientras no nos den la veeduría exclusiva al CNA, FOSDEH y Colegio Médico”, “nosotros no los vamos a apoyar”.