Acuerdo con FMI no depende solo de la crisis de la ENEE

954
En San Pedro Sula será reunión preparatoria con FMI

El economista Fernando García, advirtió que la negociación de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no pasa únicamente por resolver la problemática financiera de la estatal de energía.

Recordó que el acuerdo anterior, que terminó a comienzos del 2018, se cerró “positivamente”, sin solventar los problemas administrativos y financieros de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) que formaban parte del convenio.

García señaló que la negociación se concentra en el buen o mal manejo macroeconómico y la política fiscal.

“La política fiscal, a pesar de que se ha logrado mayores ingresos, no es conforme a lo que establece la Constitución de que debe ser un sistema progresivo, en el cual se pague más impuesto los que más ingresos generan”, apuntó.

Los que más utilidades tienen, agrega, sino que se afecta a todos los consumidores, lo cual provoca a su vez también un mayor problema de calidad de vida, de bienestar social, de bienestar ciudadano.

Pero no se quiere “reconocer todos los problemas económicos que hay en el país, entonces, es mucho más fácil focalizarlo en un sólo tema, que reconocer la multiplicidad de obstáculos que hay para la suscripción del acuerdo y por ende por las fallas en las políticas económicas diseñadas”, dijo el analista.

Este año será difícil un acuerdo 

Para el economista Jorge Yllescas, será muy difícil alcanzar un convenio con el FMI este año porque existe una contracción económica por la “incertidumbre que genera la crisis política y económica que se refleja en las caravanas de migrantes hacia el norte”, del continente.

Señaló que el déficit financiero de la ENEE (45.000 millones de lempiras en 2018), tampoco se resolverá de la noche a la mañana que son “deudas, bonos que al final pagará el pueblo hondureño”.

Todo esto genera un bajo crecimiento económico de 3,5% de promedio anual, menos el aumento poblacional de 2.2% (nuevos nacidos al año).

“Honduras necesita un crecimiento mínimo de un 6 y 7%, ideal un 10% anual, pero con un 3,5% estamos con un estancamiento económico y ese es el tema que deberíamos de estar abordando los hondureños”, opinó.