Más de un lempira aumenta el diésel y superior a precio récord

Precio del diésel aumenta 1.25 lempiras por galón

El valor de las gasolinas en Honduras alcanza niveles históricos de más de 104 lempiras por galón en la gasolina superior y un alza de 1.25 lempiras al diésel a partir de este lunes.

Según la Secretaría de Energía, también el queroseno tiene un fuerte aumento de 1.52 lempiras por galón, las gasolinas entre 80 y 87 centavos y el gas LP Vehicular 1.20 lempiras.

En Tegucigalpa, la gasolina súper sube 0.80 centavos y pasa de 103.63 a 104.43 lempiras por galón, un valor récord en el mercado hondureño.

La gasolina regular aumentará de 96.37 pasa a 97.24 lempiras, el diésel de 83.46 a 84.71, el queroseno de 61.84 a 63.36 lempiras y el GLP vehicular de 54.53 a 55.73 lempiras por galón.

Este mes el cilindro de gas LPG de 25 libras tiene un precio de 238.13 lempiras en Tegucigalpa y 216.99 en San Pedro Sula.

Presión externa e impuestos internos

María Covelo, Directora Ejecutiva de COHPETROL, advirtió sobre el comportamiento del mercado internacional del petróleo.

“Los movimientos que estamos viendo en el mercado internacional, tanto del crudo, como de los refinados, el crudo ha continuado con una tendencia hacia el alza, subiendo alrededor de un 5% en su precio global durante el transcurso de la semana”, explicó.

Y es que el suministro de crudo a nivel mundial está siendo afectado, tanto por el impacto de los huracanes en Estados Unidos, en el sector del Golfo y también porque los países miembros de OPEP, aunque están autorizados a seguir aumentando su producción mensual, algunos de ellos han enfrentado limitaciones por temas de mantenimiento.

“Todo esto está poniendo que el mercado tenga un temor de que haya un cierto escasez del crudo para los próximos meses y esto es lo que ha causado que el precio vaya con una tendencia hacía el alza”, agregó la ejecutiva.

Para el economista Claudio Salgado, la otra razón del alto precio de las gasolinas son los impuestos dolarizados, la devaluación del lempira. “El gobierno no quiere sacrificar sus ingresos, pero tampoco está reduciendo sus gastos. Sin duda esto provocará un aumento en los precios a corto y mediano plazo”, opinó.

Artículo anteriorLa política fronteriza de Biden no es “fronteras abiertas”: CATO
Artículo siguienteFMI: ¿Cómo los países pueden diversificar sus exportaciones?