Goldman recorta la previsión de crecimiento de China al 4% por política Cero Covid

El repunte del Covid en China detiene au crecimiento económico

Goldman Sachs Group Inc. recortó su previsión de crecimiento económico de China para este año hasta el 4%, mientras el gobierno redobla la política de “Covid Cero” que ha obligado a cerrar grandes ciudades como Shangai durante varias semanas.

El banco de inversión redujo su proyección de crecimiento del producto interno bruto desde el 4,5% anterior, y también recortó la estimación del segundo trimestre al 1,5% interanual desde una predicción anterior del 4%. El crecimiento para todo el año se basa en la suposición de que el Covid se mantendrá en su mayor parte bajo control, que el mercado inmobiliario mejora y que el gobierno impulsa el gasto en infraestructuras, escribieron los economistas de Goldman, entre ellos Hui Shan, en una nota.

Para que el gobierno se acerque a su objetivo de alrededor del 5,5%, “es imperativo mantener el Covid bajo control y evitar el duro cierre de los principales centros económicos como Shanghai en el futuro”, dijeron los economistas. Las provincias que se vieron afectadas por el Covid esta primavera “obtuvieron resultados notablemente inferiores”, dijeron, citando una contracción del 7,9% en el primer trimestre en la provincia de Jilin, que bloqueó las principales ciudades en marzo.

Para cumplir el objetivo de crecimiento, el gobierno podría recurrir a la “suavización estadística”, según los economistas. Las revisiones del PIB de años anteriores o “las desviaciones del crecimiento del PIB del año en curso con respecto a medidas alternativas de la actividad económica pueden tener lugar a veces en años de crecimiento difícil”, dijeron.

Una revisión a la baja del crecimiento del 8,1% del PIB de 2021, por ejemplo, “reduciría la base y mecánicamente impulsaría el crecimiento de 2022 de forma proporcional”, escribieron.

Sin embargo, los datos oficiales más débiles de lo esperado en abril, que parecían seguir las tendencias de los indicadores de alta frecuencia, sugieren que la suavización estadística puede ser “menos importante, similar a la experiencia de 2020, ahora que el choque negativo de Covid es demasiado grande para suavizar”, escribieron los economistas.

El paso de China a la realización de pruebas periódicas y obligatorias a la población como requisito previo a la reapertura sería costoso, dependiendo de lo extendido que esté. Realizar las pruebas al 70% de la población una vez cada dos días durante el resto del año costaría hasta 2,5 billones de yuanes ($371.000 millones), el 2,2% del PIB del año pasado. Restringir las pruebas a las grandes ciudades, cubriendo el 30% de la población, reduciría el coste a 200.000 millones de yuanes, o 20 puntos básicos del PIB.

Goldman también señaló varias lecciones aprendidas del brote de omicronismo, incluida la menguante eficacia de los estímulos políticos durante el bloqueo.

“En abril, incluso la inversión en infraestructuras cayó secuencialmente, lo que sugiere que el canal para la flexibilización de la política a través de la construcción de infraestructuras se bloquearía bajo las severas restricciones de Covid”, dijeron. El presidente Xi Jinping ha pedido específicamente un gran impulso a las infraestructuras como forma de impulsar el crecimiento este año.

Artículo anteriorONU baja previsión de crecimiento mundial 2022 y advierte inflación de 14% en Latinoamérica
Artículo siguienteCon mayoría oficialista Congreso Nacional deroga Decreto 100-2021 que otorgaba plazas en Proheco y la Secretaría de Salud