First Quantum en Panamá deja de operar a nivel de producción comercial

Protestas en Panamá impactarían en PIB del segundo de semestre de 2023

Agencias

Una de las principales minas de cobre de Panamá, gestionada por la canadiense First Quantum Minerals, dejó de operar en niveles de producción comercial, dijo un portavoz el jueves, luego de que bloqueos por parte de manifestantes en un puerto clave impidieron a la firma recibir los envíos de carbón que alimenta al sitio.

Las operaciones se reanudarán una vez que se resuelva el bloqueo del puerto, agregó un portavoz de la minera.

Cobre Panamá produjo 112.734 toneladas del metal rojo en el tercer trimestre de 2023, que contribuyeron con 930 millones de dólares a sus ingresos totales del periodo de $2.020 millones.

Las protestas se han intensificado desde que el Gobierno panameño y First Quantum firmaron el 20 de octubre un nuevo contrato para la concesión de Cobre Panamá, una mina que contribuye en un 1% a la producción mundial de cobre y en un 5% al producto interior bruto del país centroamericano.

Los manifestantes sostienen que el contrato favorece demasiado a la minera y alegan prácticas corruptas en su aprobación.

“En términos de producción estamos hablando de una paralización temporal por el bloqueo ilegal. Tan pronto como se reabra el puerto, seremos capaces de aumentar la producción rápidamente”, dijo la compañía en un comunicado a Reuters cuando se le preguntó sobre el estado de la mina más temprano esta semana.

La empresa afirma que un “bloqueo ilegal” de pequeñas embarcaciones en el puerto minero de Punta Rincón ha venido perturbando la actividad de la mina.

Michael Camacho, líder del sindicato de trabajadores de la mina, dijo que los trabajadores comenzaron a abandonar la mina a primera hora del jueves debido a la falta de suministros para trabajar. “Como sindicato, estamos muy preocupados”, dijo.

Se han interpuesto impugnaciones contra el contrato de First Quantum ante el máximo tribunal panameño, que a partir del 24 de noviembre conocerá de la legalidad del contrato adjudicado a la minera.

Artículo anteriorLa OMS mira con preocupación aumento de casos de neumonía en China
Artículo siguienteLa agencia S&P bajó la calificación de Bolivia