Sin devaluación comienza el año

857
Las remesas cayeron en abril en El Salvador y Honduras

Contrario a las proyecciones de analistas y las metas del Programa Monetario 2018-2019 del Banco Central de Honduras (BCH), el precio de compra del dólar se mantiene en 24.3386 lempiras.

El precio de venta es de 24.50 lempiras y se ha mantenido estable desde la segunda quincena del mes de diciembre. 

La nueva política monetaria, que comenzó con el aumento de la Tasa de Política Monetaria (TPM) a 5,75%, busca controlar la inflación este año.

El propio presidente del BCH,. Wilfredo García, destacó que “es objetivo del Banco Central, velar por el valor interno de la moneda”.

El funcionario no se refirió sobre la duración de la estabilidad del tipo de cambio.

Para el economista Salvador Melgar, la mejor forma de controlar la inflación es parar la devaluación ya que se evita el alza constante en los precios de productos de importación y de servicios en dólares como telefonía celular y alquileres.

Además en el último acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el año pasado, el BCH no se comprometió a ningún porcentaje de devaluación para este año.

Si existía un compromiso para el 2018, cuando se fijaba una depreciación de 1,2%, y terminó cerrando en 3,2%.

Para analistas como Julio Raudales, la devaluación sería similar a la del año pasado con el mismo objetivo de mejorar la competitividad del país.

Competitividad a la baja

Pero Raudales podría estar equivocado, ya que el Índice del Tipo de Cambio Efectivo Real (ITCER) Global presentó un aumento mensual de 0,50% en noviembre del año pasado.

Esto indica una pérdida teórica en la competitividad de las exportaciones hondureñas frente a la de sus principales socios comerciales.

Esto a pesar de registrar una mayor depreciación del lempira (2.78%), en relación a la de los socios comerciales (2.13%), a esa fecha.

Además el gobierno busca atraer inversionistas extranjeros para comprar comprar bonos públicos, y estos necesitarían de una inflación controlada para asegurar ganancias.