Los seis casos del TSC que hunden a las autoridades de Invest-H: Covid-19

668
La compra de los hospitales móviles fue irregular concluye el TSC

Un amplio informe de irregularidades en la compra de insumos y equipo médico pro parte de Inversiones Estratégicas de Honduras (Invest-H) fue presentado por el Tribunal Superior Cuentas (TSC) a las autoridades judiciales.

El informe se refiere a los procesos seguidos en seis contrataciones por un valor que supera los 1.500 millones de lempiras y donde se responsabiliza a Marco Bográn, ex director de Invest -H y al Consejo Directivo.

A continuación un resumen de los casos presentados.

Compra de hospitales y plantas de residuos

“La investigación especial constató atrasos injustificados en los tiempos de entrega, equipos ofrecidos incompletos y falta de cumplimiento en la prestación de atención técnica extranjera especializada para su instalación, proceso de contratación sin garantías, documentación de oferta de dudosa pertenencia de parte del proveedor, falta de supervisión de la construcción de hospitales por un tercero calificado, proceso llave en mano fallido, anticipo del 100% a proveedor no calificado entre otros”.

Elmed Medical System INC. dba HospitalesMoviles.com, proveedor de los siete hospitales móviles y siete plantas de tratamiento de residuos médicos, presentó su oferta con información que “no es propia de la empresa“.

Invest-H no verificó la información presentada por Elmed Medical Systems ni tuvo la debida diligencia, haciendo las investigaciones pertinentes en relación a la capacidad de la empresa para la fabricación de este tipo de estructuras.

Asimismo Elmed Medical utilizó en las facturas de compra el código de certificación NATO/OTAN, NCAGE TH663, para contratar con países europeos, mismo que le pertenece a SDI Global LLC, con sede en Ankara, Turquía. Este hecho no fue denunciado oportunamente por las autoridades de Invest-H.

También se incumplió el acuerdo de confidencialidad que incluía la realización de una pre inspección de embarque, la que se realizaría en la ciudad de Ankara, Turquía, ciudad donde se estaban elaborando los módulos hospitalarios, dicha tarea se debía coordinar con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS por sus siglas en inglés).

El informe de pre inspección del embarque hubiera servido de base para conocer en ese momento la capacidad de la empresa Elmed Medical Systems para cumplir con la entrega de los hospitales adquiridos por el Estado, sin embargo de manera negligente Invest-H no proporcionó a UNOPS, la documentación para realizar dicha pre inspección.

En el informe, el TSC establece además, que Invest-H debió ejercer el derecho de penalizar a Elmed Medical Systems por los atrasos de 107 días en la entrega de los dos primeros hospitales móviles y de 95 días respecto a sus plantas de tratamiento por un valor de $6.184,530.00. (Valor calculado al 30 de septiembre. Igualmente se calculará multa en un informe adicional respecto a los otros cinco hospitales y siete plantas de tratamiento).

Asimismo, el anticipo del pago del 100% del valor de la compra sin evidenciarse en la relación contractual la existencia de ningún tipo de garantía. Se hicieron dos pagos $15.9 millones y $31 millones 562.500 dólares.

“Invest-H decidió de manera irregular efectuar esta compra sin la existencia de un contrato, que norme las condiciones en las cuales se debía enmarcar esta compra”, cita el informe.

Cabe señalar que en todos los casos en que se autoricen pagos por adelantado, incluido el pago realizado a la firma de un contrato de bienes, obras o servicios de no consultoría, se requiere una garantía por pago anticipado.

Ventiladores mecánicos no han llegado

Sobre la compra de 440 ventiladores mecánicos, a un costo de 216 millones 999.643 lempiras (órdenes de compra 011-2020 y 022-2020, del 26 de marzo y 9 de abril del 2020, respectivamente), la comisión señala que se autorizaron “anticipos del 75% y 80% para la compra de 350 ventiladores mecánicos, sin ningún tipo de garantía que cubriera incumplimiento, calidad, entre otros”.

Cabe señalar que a la fecha los ventiladores no han sido entregados por los proveedores a pesar de que en las condiciones de compras eran para la tercera semana de junio y el 24 de julio.

El proveedor es Dimex Médica, a quien según Orden de Compra 011-2020, se le pagó $786.030 por concepto del 80% de anticipo por la adquisición de 150 ventiladores mecánicos pulmonares, las entregas no se realizaron conforme a las condiciones pactadas.

Se erogó la cantidad de $4.972,500.00 correspondiente a un 75% de anticipo al proveedor Grupo Técnico, S de R.L. por la adquisición de 200 ventiladores mecánicos, quien se comprometió a entregar el equipo en la tercera semana del mes de junio de 2020. Solicitó prórroga, pero a la fecha ha incumplido.

“Invest-H ha puesto en precario el sistema nacional de salud, al no contar de manera oportuna con 350 ventiladores mecánicos, indispensables para atender a pacientes afectados con el virus covid”. El Estado ha erogado $8,758,530.00, cantidad que deberá ser recuperada.

Asimismo, se realizó otro anticipo del 80% a Dimex Médica S.A de C.V, por L1.857,600.00, correspondiente a la compra de 90 ventiladores mecánicos, quien según Orden de Compra N° 021-2020, se comprometió a entregar el producto ofrecido en la última semana de junio de 2020, pero fueron entregados hasta el 24 de julio.

Al momento de la recepción de los ventiladores solo se entregó el 50% de los circuitos descartables, paciente adulto y pediátrico, completando el resto en el mes de septiembre, lo que evidencia incumplimiento en la forma de entrega y en los tiempos de recepción por parte de Invest-H.

Por dicho incumplimiento el TSC establece que el Estado de Honduras deberá aplicar la multa diaria, fijada en 0.36%, en relación con el monto total del saldo de contrato, misma que asciende a $209.168.19 (5-188,793.46 de lempiras al cambio local).

Pruebas PCR

La compra de 250.000 pruebas para covid-19, a la empresa Bioneer Corporation de Corea del Sur, resultaron dañadas por mal manejo.

Las pruebas costaron $1.875,000 , “pagados anticipadamente”, más costos de envió que suman un total de $1.932.550.

“No hay evidencia que se haya negociado los precios con otros proveedores para obtener las condiciones más ventajosas para el Estado, Invest-H se limitó únicamente a realizar la compra con referencia de un solo proveedor. Tampoco hay evidencia que se obtuviera un dictamen de especificaciones de un experto, que asegurara la efectividad de diagnóstico, previamente a la adquisición”.

Se confirmó que Invest-H aceptó realizar un anticipo mayor al permitido sin establecerse las garantías correspondientes, ya que se efectuó el 100% del pago de la totalidad de la compra por 1.875,000.00 dólares.

La comisión del TSC confirmó que “250.000 pruebas para detección del virus COVID-19 se dañaron por falta de cuidado en la cadena de frío”, ya que de las pruebas en mención fueron recibidas por Invest-H (100.000) con temperaturas mayores a los -20 grados centígrados, temperatura mínima en la que se debían mantener según el proveedor, y el resto aún se mantienen en custodia de DHL sin que Invest-H las haya recibido.

Por consiguiente, las pruebas AccuPower SARS-CoV-2 Tiempo Real RT-PCR del primer lote, descritas en el párrafo anterior, no pudieron ser utilizadas en la detección del virus SARS-CoV-2. Real-Time RT-PCR, por estar dañadas.

Los 150,000 kits restantes, ya pagados por el Estado, llegaron al país en fechas 21 y 28 de abril de 2020, cuatro días después de lo convenido por medio de la empresa DHL.

El TSC no encontró evidencia que Invest-H, en cumplimiento de sus deberes, haya efectuado las averiguaciones y los reclamos formales y legales correspondientes a los responsables, para resarcir el daño al Estado de Honduras por las 250.000 pruebas covid-19, no aptas para su aplicación desde la fecha que llegaron al país.

La falta de pruebas impidió “aplicar diariamente cantidades importantes de pruebas para detección de contagios de covid-19, lo que hubiera dado información más precisa a quienes dirigen las políticas sanitarias del país, para establecer rutas de contención del avance del virus”.

Contrato con Cinsa

La cuarta inconsistencia detectada por el TSC se refiere a la suscripción
de un contrato de supervisión de plantel para instalación de hospital móvil en Santa Rosa de Copán, mediando conflicto de interés entre el presidente del Consejo Administrativo de la empresa supervisora (Cinsa) y el Director Ejecutivo de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H).

En el contrato suscrito por Invest-H con la empresa constructora Consultores de Ingeniería S. A. de C.V. (CINSA), por un monto de un millón 201.386 lempiras y 76 centavos (L1.201,386.76), se confirmó un parentesco dentro del cuarto grado de consanguinidad entre el Director de Invest H con el Presidente del Consejo Administrativo de CINSA.

Mediante Oficio N° 039-2020, del 14 de agosto de 2020, el equipo de auditoría del TSC solicitó a la Comisión Interventora de Invest-H información sobre los hechos antes descritos.

En el oficio DL-092520-06, del 25 de septiembre de 2020, la Comisión Interventora respondió que: “Hemos buscado exhaustivamente en la documentación que consta en esta Institución y no hemos encontrado una evidencia que nos indique que se hayan realizado acciones concretas para mitigar el conflicto de interés en este proceso en particular.”

Mascarillas

Tal como se denunció, el TSC confirmó precios más altos “a otros ofertados”, además de otorgar anticipos del 40% a un proveedor que renunció a entregar el insumo, devolviendo el dinero extemporáneamente sin costos financieros a favor del Estado”.

Al revisar la documentación que soporta las órdenes de compra de mascarillas la comisión de auditores del TSC constató que Invest-H negligentemente, no se aseguró de incluir las condiciones que debían proteger al Estado, dejándolo en una situación de indefensión ante un eventual reclamo.

Las compras fueron a las empresas Access Telecom y el Grupo GYT, con diferencias de nueve lempiras en el valor de las mascarillas. “Invest-H concedió indebidamente un anticipo del 40%, que equivale a L20.334,600, para la entrega de mascarillas a la empresa Grupo GYT”.

Se comprobó que este anticipo es superior al que establecen los Lineamientos de Adquisiciones para la MCC (Corporación Desafío del Milenio).

Aunque GYT se retiró del proceso, la demora en la devolución del anticipo realizado generó que el Estado haya dejado de percibir un costo financiero por la cantidad de L348,794.88.

Consejo Directivo es responsable

El TSC encontró una falta de involucramiento del Consejo Directivo de Invest-H para decidir cómo última instancia lo relacionado a compras y contrataciones realizadas por la Dirección Ejecutiva de esa institución.

Después de la declaratoria de emergencia sanitaria por el Congreso Nacional, Decreto Legislativo N° 31-2020, “el Consejo Directivo de esa institución, como máxima autoridad, debió reunirse de manera
extraordinaria a fin de definir las condiciones en que se recibirían y ejecutarían por parte del Director Ejecutivo” los convenios establecidos.

Por mandato de esa misma Ley en su artículo 19, numeral 2, el Consejo Directivo debió aprobar todo lo relacionado con procesos de compra que la Dirección Ejecutiva de iniciara, ya que el Decreto Legislativo 31-2020 es claro en la instrucción a Invest-H y no a su Director Ejecutivo.

El TSC logró comprobar que la última reunión de Consejo Directivo se llevó a cabo hasta el lunes 27 de abril de 2020 según lo relatado en acta N° 86, ya cuando todas las compras que la Dirección Ejecutiva de Invest-H en atención a la emergencia sanitaria nacional estaban realizadas.

Según el TSC queda evidenciado que el Consejo Directivo de Invest-H sin justificación alguna, omitió realizar sus funciones de acuerdo a la Ley por ende, permitió que su Director Ejecutivo realizara por propia cuenta compras directas amparado en el Decreto Legislativo N° 31-2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here