Fitch mantiene perspectiva negativa a largo plazo de Financiera CrediQ

842
La Financiera CrediQ, pertenece al grupo salvadoreño CrediQ

La calificadora de riesgo Fitch Ratings afirmó las clasificaciones nacionales de largo y corto plazo de Financiera CrediQ, S.A. en ‘BBB (hnd)’ y ‘F3 (hnd)’, respectivamente. La Perspectiva de la clasificación de largo plazo es Negativa. Esta perspectiva indica que a futuro podría bajar la clasificación, y la misma se mantiene negativa desde septiembre del año pasado.

“Las clasificaciones de riesgo de Financiera CrediQ se fundamentan en su perfil de compañía, que se caracteriza por su franquicia pequeña, con participaciones que se mantienen cercanas a 1% de los préstamos del sistema bancario, aunque relevantes en su nicho”, señala la firma.

Lo anterior se refleja en el tamaño de activos con cerca de 29% del mercado de las financieras reguladas en Honduras, lo que, a septiembre de 2020, la posicionó como la más grande en Honduras.

La entidad pertenece a Grupo Q Holdings, Inc. (GrupoQ), uno de los distribuidores de mayor tamaño de automóviles en la región centroamericana, del cual recibe beneficios comerciales.

Asimismo, las clasificaciones de Financiera CrediQ consideran su modelo de negocios concentrado en el financiamiento de autos a través de GrupoQ y de otras distribuidoras. La agencia considera que los ingresos de la entidad están estrechamente ligados al ciclo económico y, a pesar de que tiene niveles altos, a septiembre de 2020, el ingreso operativo neto a los activos promedio mostró una caída a 7.4%, desde 8.3% en diciembre de 2019.

Fitch opina que en el corto plazo los ingresos podrían continuar bajos dados los desafíos aún presentes en el entorno operativo, específicamente las presiones que se pudieran materializar en su calidad de activos y rentabilidad, lo que explica la Perspectiva Negativa de la clasificación de largo plazo.

La firma también toma en cuenta de manera relevante la calidad de activos de Financiera CrediQ. A septiembre de 2020, los préstamos en mora mayor de 90 días alcanzaron 2.4%, levemente superior a su promedio de 2017 a 2019 de 1.7%.

Alivio de deuda se redujo

Fitch destaca la reducción del mecanismo de alivio, aprobado por el regulador CNBS, que provocó la reducción en la perspectiva a largo plazo el año pasado.

“Al cierre de 2020, las medidas de alivio a los clientes disminuyeron a cerca de 25% en comparación con junio del mismo año, cuando 90% del portafolio contaba con algún tipo de medida. Además, la reserva para incobrables fue 148% (2019: 185%) y la entidad proyecta constitución adicional en 2021 en el plan elaborado junto con el regulador local, lo que le brinda cobertura buena y mitiga parcialmente el riesgo de crédito en conjunto con los mecanismos de cobro”.

Asimismo, los vehículos en garantía se puedan hacer efectivos al ser requerido, sin embargo, la agencia considera que, bajo las circunstancias del entorno actual, la rápida conversión de estos podría dificultarse.

Por otro lado, las clasificaciones consideran la buena rentabilidad de la entidad. Sin embargo, Fitch proyecta que los indicadores de rentabilidad de Financiera CrediQ podrían disminuir en el corto plazo, dependiendo del deterioro de su cartera de préstamos.

Fitch opina que la solvencia de la entidad es razonable; sin embargo, el capital base según Fitch, de 12.5% a septiembre de 2020, ha sido variable en los últimos períodos. A pesar de que la generación interna de capital es elevada, la variación responde al crecimiento sostenido de préstamos y los pagos de dividendos constantes (promedio de 56% del ingreso neto).

No obstante, la agencia considera que el capital le confiere de cierta capacidad para absorber pérdidas. El capital regulatorio fue 13.6% (sistema bancario: 14.1%).

Fitch opina que las presiones del entorno sobre el perfil de fondeo y liquidez de Financiera CrediQ continúan presentes.

Po otra parte, el indicador de préstamos a depósitos mejoró a 169.6% a septiembre de 2020, desde un promedio de 195.6% en el período 2017 a 2019 debido al crecimiento fuerte de los depósitos de 32% al tercer trimestre de 2020. Las concentraciones en sus 20 depositantes principales fueron altas, 38% a junio de 2020.

Sensibilidad de la clasificación

Entre los factores que podrían, individual o colectivamente, conducir a una acción de clasificación negativa/baja, se encuentra: “deterioros relevantes en la cartera de préstamos de Financiera CrediQ, que le impliquen pérdidas operativas sostenidas y que deriven en un indicador de capitalización consistentemente por debajo de 11%”.

Las clasificaciones de Financiera CrediQ se ajustarían a la baja en el caso de que la agencia perciba un debilitamiento de su perfil de fondeo y liquidez, que dificulte el acceso a financiamiento y que no garantice la normalidad de las operaciones, además de deteriorar y sostener los préstamos a depósitos por arriba de 230%.

Sobre la posibilidad de una mejora en las clasificaciones, los analistas de Fitch, respondieron que “es muy poco probable que las clasificaciones puedan subir en el corto y mediano plazo dado el entorno operativo deteriorado y más desafiante. Sin embargo, la Perspectiva podría ser revisada a Estable si Fitch evalúa que el perfil financiero y de negocio de la entidad mostrara resiliencia ante las consecuencias económicas y financieras relacionadas con la pandemia de coronavirus”.

Las clasificaciones podrían subir en el mediano plazo si la entidad mejorara de forma consistente su calidad de activos, rentabilidad y perfil de fondeo y liquidez. Además, si el indicador de capitalización mejorara por arriba de 15%. La clasificación de la deuda sénior sin garantía está alineada con la clasificación nacional de Financiera CrediQ, por lo tanto, reflejaría cualquier cambio en las clasificaciones la entidad.

Artículo anteriorBID prevé un escenario positivo de crecimiento regional de 2,5% en 2022
Artículo siguienteActas con inconsistencias no van en conteo electoral: CNE