Moody’s recorta perspectivas crediticias de China por mayores riesgos inmobiliarios

China con un descenso en su ritmo de crecimiento

La agencia de calificación Moody’s recortó su perspectiva sobre las calificaciones crediticias del gobierno de China de estable a negativa, en la última señal de la creciente preocupación global por el impacto de la creciente deuda de los gobiernos locales y una crisis inmobiliaria cada vez más profunda en el segundo país del mundo. economía más grande.

La rebaja refleja una creciente evidencia de que las autoridades tendrán que brindar más apoyo financiero a los gobiernos locales y las empresas estatales endeudados, lo que plantea amplios riesgos para la fortaleza fiscal, económica e institucional de China, dijo Moody’s en un comunicado.

El cambio de perspectiva también refleja los mayores riesgos relacionados con un crecimiento económico estructural y persistentemente más bajo a mediano plazo y la actual reducción del sector inmobiliario, agrega.

Las acciones de primera línea de China cayeron a mínimos de casi cinco años el martes en medio de preocupaciones sobre el crecimiento del país, y durante la sesión se habló de un posible recorte por parte de Moody’s que afectó el sentimiento, mientras que las acciones de Hong Kong ampliaron sus pérdidas.

Los principales bancos estatales de China, que habían apoyado la moneda del yuan durante todo el día, aumentaron con mucha fuerza las ventas de dólares estadounidenses después de la declaración de Moody’s, dijo una fuente con conocimiento del asunto. El yuan apenas había cambiado al final de la tarde.

El costo de asegurar la deuda soberana de China contra un default subió a su nivel más alto desde mediados de noviembre.

“Ahora los mercados están más preocupados por la crisis inmobiliaria y el débil crecimiento que por el riesgo inmediato de la deuda soberana”, dijo Ken Cheung, estratega jefe de divisas asiáticas del Mizuho Bank en Hong Kong.

La medida de Moody’s fue el primer cambio en su visión de China desde que redujo su calificación en un nivel a A1 en 2017, citando también expectativas de desaceleración del crecimiento y aumento de la deuda.

Si bien Moody’s afirmó este martes las calificaciones de emisor a largo plazo en moneda local y extranjera de China A1, diciendo que la economía todavía tiene una alta capacidad de absorción de impactos, dijo que espera que el crecimiento anual del PIB del país se desacelere a 4,0% en 2024 y 2025, y promediar 3,8% de 2026 a 2030.

La rebaja de las perspectivas de Moody’s se produce antes de la Conferencia Central de Trabajo Económico anual que fijará la agenda, que se espera para mediados de diciembre, en la que los asesores gubernamentales piden un objetivo de crecimiento constante para 2024 y más estímulo.

Los analistas dicen que la calificación A1 es lo suficientemente alta en territorio de grado de inversión que es poco probable que una rebaja provoque ventas forzadas por parte de los fondos globales. Las otras dos grandes agencias de calificación, Fitch y Standard & Poor’s, califican a China con A+, lo que equivale a Moody’s. Ambos tienen una perspectiva estable.

Más deuda

Después de años de sobreinversión, caída en picado de los rendimientos de la venta de tierras y aumento de los costos para combatir el covid, los economistas dicen que los municipios endeudados representan ahora un riesgo importante para la economía.

La deuda de los gobiernos locales alcanzó los 92 billones de yuanes (US$12,6 billones), o 76% de la producción económica de China en 2022, frente a 62,2% en 2019, según los últimos datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En octubre, China dio a conocer un plan para emitir 1 billón de yuanes (US$139.840 millones) en bonos soberanos antes de fin de año para ayudar a impulsar la actividad, elevando el objetivo de déficit presupuestario para 2023 a 3,8% del producto interno bruto (PIB) desde 3% original.

El banco central también implementó modestos recortes en las tasas de interés e inyectó más efectivo a la economía en los últimos meses. Sin embargo, los inversores extranjeros se han mostrado resentidos con China casi todo el año.

Las salidas de capital de China aumentaron drásticamente a $75.000 millones en septiembre, la mayor cifra mensual desde 2016, según Goldman Sachs.

Artículo anteriorGrupo Ficohsa fortalece su presencia regional al iniciar operaciones en El Salvador
Artículo siguienteEmbarcaciones cambian rutas tras retrasos en Canal de Panamá